domingo, 9 de junio de 2013

Simplemente algo.

Sinceramente, nunca he llevado bien eso de querer a alguien; Encapricharme sí, hace tiempo que perdí la cuenta de mis caprichos.

Sin embargo todos somos imbéciles alguna vez y por alguien, yo también. Inclusive llegué a pensar que las películas de amor no eran tan ridículas, tuve esa sensación desde el primer momento en el que la vi, cuando sentí que sería algo más que una chica mona, que un capricho. Y por suerte o por desgracia, no me equivoqué.

Por mucho tiempo creí que podría llegar a funcionar, y por otro tiempo funcionó. Hasta que me encontre sola, persiguiendo a una sombra cuyo rastro era inalcanzable. Fue algo que, aunque suene estúpido, me sorprendió bastante; Yo le había dado todo lo que podía darle, hubiese heho cualquier cosa por ella sin vacilar, la amaba y no era suficiente; la amaba al punto de perder la conciencia de mi alrededor y de mi misma, y pese a todo seguía sin importar. Solo tenía a mi sombra, a la que alguna vez podia besar y otras tantas acariciar. Y luego vino la negación para precedirle lo inevitable; aceptar que no está y que hay que dejarlo ir. En mi cabeza aun pensaba que ella me quería, y posiblemente aun lo piense; piense que fue un amor imposible, pero al menos hubo amor. Este ha sido mi estúpido consuelo.

No me malinterpretéis, no pretendo decir que siga enamorada de aquella chica o la eche de menos. Simplemente expresar la manera en que me influyó todo esto.

Cuando acabó deseé nunca haberla conocido, tuve la sensación de haber perdido mi tiempo, de haber sido utilizada y por encima de todo, sentía LA FUSTRACIÓN.

Posteriormente pase a quedarme solo con lo bueno, a olvidar el dolor, las heridas, a dejarlo como "buenos momentos" y a decirme a mi misma "A veces sale bien y otras tantas mal"

Imaginé lo jodiamente genial que hubiese sido todo si "esa vez" hubiese salido más bien "bien".

Y deje de tener miedo al amor, estaba claro que iba a necesitar tiempo pero quería volver a intentarlo.

Se podría decir que mi forma de ser se vio afectada, hubo un ligero "cambio de perspectiva". Sería todo genial y muy bonito si no fuera porque sigo siendo Annie y tropezar con la misma piedra una y otra vez duele y está empezando a dejar secuelas.

Tiempo, tiempo he tenido de sobra.

A dónde quiero llegar con esto es más bien sencilllo, quiero decir que estoy harta de los jueguecitos, del ahora sí y el ahora tal vez por no decirte "vete a la mierda". Quiero decir que la Annie mona se toma unas vacaciones y que no se suelen dejar las vacaciones así porque sí. Puede que haya gente que le guste ser confudida, no es mi caso. ¿Es difícil? ¿No es una pregunta bastante simple? "¿Te gusta? Sí/No". Simple y práctico y de paso se ahorra uno la perdida de tiempo.

A mi no me jode tanto un no como un quizás.

No me apetece volver a sentirme abatida, frustrada. Mi cupo está, de momento, lleno. Y por lo pronto y por mi, el amor se puede ir un ratito a la mierda, porque ¡oye, la superficialidad tampoco está nada mal!

Lo único que necesito son razones; y a falta de estas, las malas ideas suenan divertidas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario