domingo, 8 de enero de 2012

Simplemente...

Hay que reconocer que el miedo es un acosador talentoso. Y ya puestos, hay que reconocer también que vivir con miedos es vivir a medias.