martes, 20 de diciembre de 2011

Texto no planificado

Nos pasamos la mitad de la vida realizando planes, planeamos el qué haremos mañana, cómo lo haremos, las horas que vamos a dormir, a las horas que vamos a comer, qué diremos cuando veamos a esa persona especial, como nos comportaremos delante de los demás, incluso a veces planeamos nuestros estados de animo, sentimientos y afectos. Es curioso ver como casi nunca nada sale como lo planeamos, como a veces dormirnos 6 y no 8 horas, como a veces no tenemos hambre y ni siquiera comemos, y como siempre sentimos cosas sin querer sentirlas; y cuando esto ocurre, que viene siendo en la mayoría de los caso, nos sorprendemos, y nos preguntamos en que ha fallado la ecuación y nos ponemos a realizar nuevos planes para solucionar los errores cometidos anteriormente, y de nuevo volvemos a fallar y de nuevo nos volvemos a sorprender, más sin embargo volvemos a intentarlo, siempre estamos planeado y nunca nos paramos a considerar que el hecho de que como ocurran las cosas no depende de nosotros ni de nuestros planes, tal vez porque tenemos miedo a no poder Controlar nuestra vida, nunca nos paramos a considerar que somos unas meras victimas de la causalidad, que hay cosas que simplemente no pueden ser o que no pueden se de otro modo, que lo que queramos nosotros, puede que importe, pero importa poco, no dependemos de nosotros mismos, al menos únicamente, dependemos de los demás, de nuestro entorno, e incluso a lo ajeno a nosotros, pero nunca lo aceptaremos, nunca lo asimilaremos, seguiremos haciendo planes, y seguiremos esperando como ilusos a que se cumplan, seguiremos creyendo como ilusos que controlamos todo lo referente a nosotros. Y aun sabiendo todo esto, y aun estando de acuerdo, continuamos planificando, hacemos una hermosa ecuación con esmero y cariño, una difícil ecuación, en la que hemos volcado todo nuestro tiempo y esfuerzo para culminarla, lo damos todo aun sabiendo que si falla una resta, una suma o una multiplicación, falla todo, pero no nos importa, lo damos todo en ello, porque nunca hemos planeado equivocarnos...hasta que un día fallas, todo se va a la mierda, porque restastes, sumastes o multiplicastes mal, todo para nada....y nada tiene sentido, nada cuadra, números aquí, números allá, sabes que la ecuación no se va a resolver ya....sientes como la vida pierde sentido, te sientes vacía, y te das cuentas que hacer planes es una mierda, pero ¿Qué puedes hacer? Tienes que ponerte a planear como salir de ello.....porque aunque no exista, es imposible no pensar en el futuro, aunque sea todo imposible, es inevitable ponerse a planear y a soñar, porque somos así, tan humanos, y tan imperfectos..tan planificadoramente imperfectos...tanto que hasta incluso le dimos un significado profundo a unas simples palabras como “carpem diem” aun sabiendo que es imposible vivir el hoy sin pensar en el mañana, es tan absurdo como pensar que podríamos por un día dejar de pensar, porque pensar incluye panificar, y no, no lo podemos evitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario