martes, 20 de diciembre de 2011

Sinéad

¿Qué he hecho? Todo está mierda por “venganza”, ¿De dónde coño sale está actitud tan infantil?
De nuevo, y cómo siempre, recurrí al doctor alcohol para ver si me podía ayudar, para ver si podía hacer que dejase de pensar en ti, porque últimamente me sacas de quicio y no te soporto, pero no fue suficiente, nunca es suficiente, sobra decir que no funcionó y que solo empeoré el asunto, conforme pasaba la noche más te pensaba, y más culpable me sentía por toda esta mierda, seguías ahí, conmigo, pero sin ti, y yo continuaba empinando la botella, quería no sentir nada, no quería saber que pertenecía a este mundo, quería simplemente no ser y todo ello mientras fingía una sonrisa. Finalmente el alcohol subió, en algún momento lo tenía que hacer...y entonces él me empezó a decir lo mucho que le importaba y lo mucho que me quería, yo le miré durante un momento y pensé lo genial que sería estar enamorada suyo....y el por qué no lo estaba...Si era guapo, inteligente, dulce, gracioso, friki, y mil cosas más que lo hacen único y perfecto, perfecto para mi...mientras pensaba todo esto, me besó...y me deje llevar, de hecho lo estaba deseando, quería “venganza”, y sí, tal vez tengo un concepto de venganza un tanto extraño, quería sentirme como una “zorra”, pero mientras lo hacía continuabas en mi mente, y es que se ve que te has hecho una okupa de ella, incluso me pareció verte en su rostro, quería que salieras de ella, y por ello deje que la cosa fuese a más y a más y más, me empecé a enfurecer...el alcohol te había arraigado más en mi pensamiento....y necesitaba salir corriendo, no quería “gritar” tu nombre, no, no podía hacer eso.....necesitaba huir, huir, conmigo y contigo, que remedio, y por un momento en todo el día me sentí afortunada, el teléfono sonó, y me pude deshacer de sus brazos y sus “besos” sin “herirle”, él hablaba mientras yo me dedicaba a buscar mi ropa y a intentar vestirme, mientras me ponía la camiseta, miré hacía el cielo, era hermoso, las estrellas lo eran, es curioso que a pesar de mi estado conseguí pensar en lo insignificante que eramos mi obsesión y yo, y más sin embargo como sentía que era lo más “significante” del mundo, porque claro, a veces nos olvidamos de que nosotros no somos él, maldito ego. Finalmente colgó el teléfono, y volvió a besarme, respondí por “cortesía”, pero ya tenía suficiente por una noche, así que le dije que lo dejásemos, que tal vez mañana nos arrepentiríamos, y que en cambio viésemos las estrellas, como dos buenos amigos, y aceptó, aunque dudo que en su estado fuese capaz de llevarle la contraría a algo, a parte de al sentido común; me tumbe en su pecho, mientras él me acariciaba el pelo, y por un momento me sentí liberada de ese hostil pensamiento, pero en cambio pensaba en el desastre de noche que se suponía que debía de ser perfecta, concluido este pensamiento, volvió el predominante, y pensé en lo distinta que hubiese sido la noche sin en vez de él hubiese estado ella....si esa noche nos hubiese pertenecido a nosotras....hubiese sido la mejor noche de mi vida, si los labios, los besos, las caricias, y las palabras, hubiesen sido suyas....yo hubiese sido la persona más feliz del mundo, si fuese con ella quien estuviese mirando las estrellas, si fuese con ella....pero las cosas nunca suele salir como queremos, y no, no fue con ella esa noche, fue con él. Hay cosas que ni podemos elegir ni cambiar, no todo depende de nosotros.....pero si hubiese una cosa que pudiera elegir, pedir y que dependiese de mi, sería que tu corazón fuese mio, y que tu mirada solo se perdiese en la mía, y que tus labios solo rosasen los míos.....pero no, no depende de mi, depende de ti TODO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario